viernes, 14 de mayo de 2010

Mujeres Ricas, Divinas de la muerte

Lo de anoche en La Sexta podría resultar casi ofensivo en los tiempos que corren, si no fuese por que es tremendamente divertido. Mujeres ricas es un “docu-reality” en el que las cámaras siguen un poco la vida de Mujeres que tienen mucho dinero, y cuando digo mucho me refiero a una cantidad incontable e indecente, como para no importarte en que día estas, saber cambiar una bombilla o quien gobierna tu país.

Tengo que decir que hacia días que esperaba el estreno del programa, en parte por la sequía de novedades que hay, pero también porque en la “promo” escuche una de las mejores conversaciones que se han oído últimamente en la televisión. Cuando una madre la pregunta a su hija “¿Qué vas a hacer hoy?, así en general, ella contesta “Las uñas”. Así sin mas, “Las uñas”, como única cosa que va ha hacer en todo el día, su motivo principal de esa jornada. Espectacular (mirad el video).




Pero eso era casi lo de menos, tengo que reconocer que el programa me supero a mi mismo. No por las cosas que se pueden hacer cuando se tiene tanto dinero, sino por la naturalidad, sencillez y en algunos casos la completa ignorancia y la falta de interés con la que se hacen las cosas. No solo viven en otro mundo, sino que siguen otras normas distintas a la mayoría de la sociedad. La conversación en el coche que podéis ver en el siguiente video es sencillamente espeluznante, pero fue precedida por otra de esas grandes frases de nos esta dejando este programa; “cariño, quiero un Miró”. Respuesta, “Ya veremos”. Como si le estuviese, no se, pidiendo un vestido bueno o cambiar las cortinas del salón. Como digo, me superan.



















Uno de los momentos mas absurdos, pero también mas divertidos fue La fiesta de la pamela, donde una señora de Marbella (creo) organiza una fiesta en su jardín con sus amigas todas bien vestidas con pamelas estupendas y carísimas para emborracharse bebiendo champagne. Mientras el marido juega por el jardín con su ¿loro-papagayo? amaestrado, todo muy normal.

Pueden parecer todo cosas horribles, y mirándolo desde un punto de vista realista y en los tiempos que corren, lo son, pero a mi el programa me gusto y me entretuvo, que es de lo que se trata. Que lo vea por placer o para reírme de la gente que sale eso ya es decisión mía, que tomarse en serio a esta gente cuando no eres uno de ellos es muy absurdo.
Resumiendo, que me gustan estas Mujeres ricas, y mientras sigan siendo divertidas las seguiré viendo.