domingo, 10 de marzo de 2013

Dando la nota


Me gustan las comedias americanas de adolescentes. Dicho así puede sonar horrible por que hay un montón de basura infumable entre el cine de este subgénero de la comedia. Pero hay un puñado de películas de “instituto” americanas que valen mucho la pena, que no solo son divertidas sino que algunas son hasta buenas.

Puede que este tipo de películas sean bastante generacionales. Me explico. He crecido viendo todo tipo de cine desde mediados de los ochenta hasta ahora, pasando por supuesto por las comedias adolescentes. Cuando digo esto no me refiero a Porkys o cosas por el estilo (ahora American Pie), me refiero a las comedias de John Hughes, a esas supuestamente inofensivas películas de adolescentes que hacían gracia y eran románticas, pero escondían mucho drama y un montón de desilusión generacional.

Os preguntareis por que os suelto todo este rollo, pues bien. Ayer fuimos a ver Dando la nota, una de esas comedias americanas de instituto que se presentan con cuatro gags en sus avances, pero que cuando te acercas a ellas tienen mucho mas contenido de lo habitual.



Dando la nota bebe absolutamente de las comedias de Hughes, la cantidad de referentes cinéfilos y musicales son incontables. El Club de los cinco (The breakfast club) esta presente en cada plano, de hecho es casi la excusa para haber hecho esta película.

Por supuesto la amargura y decepción que transmitían aquellas películas de los 80 se han convertido en nuestros tiempos en motivos para sacar pecho y reivindicar lo raro que es uno. Las animadoras y los quarterbacks han desaparecido del mapa, no nos interesan para nada, de hecho la película se centra casi exclusivamente en el mundo de los grupos de canto a capella, el resto del instituto desaparece. No os asustéis por lo de “a capella”, las actuaciones son excelentes y la banda sonora os "sonara" a todos y es fantástica.

Como película Dando la nota es mas que notable. Es entretenida y te tiene con una sonrisa todo el tiempo, cuando no estas soltando alguna carcajada. Pasa bastante de meterse en rollos de relaciones chico/chica en plan romántico, todo ya se da por hecho y eso es muy de agradecer. No se nos repite la misma historia que ya sabemos y va al grano.






Una advertencia. Esto no es una comedia romántica ni lo pretende (eso queda claro con el primer gag). No tiene nada que ver con los adolescentes de hoy en día, que no le encontraran ningún sentido mas allá de reírse por que a alguien le tiran un burrito a la cara. Lo advierto, por que me paso algo muy gracioso.

Fuimos con unos amigos, yo elegí y ellos no sabían mas allá de haber podido ver el trailer en televisión que es lo que íbamos a ver. Claro, cuando entramos en la sala y vimos que todo el público era femenino y no mucho mayor de doce años, se nos cayó el mundo encima. Todos me miraban como diciendo: ¿pero que nos has traído a ver?. Les dije que no éramos nosotros los que nos habíamos equivocado de peli y acerté.

Esto apoya mi teoría que hay gente que decide ir al cine al azar, creo que algunos ni siquiera miran que película ver, eligen sala y asientos como si jugaran a hundir la flota y simplemente entran a ver.