jueves, 23 de mayo de 2013

Masterchef


Me gusta la cocina, o al menos me gusta cocinar. También es cierto que en casa suelo cocinar yo, lo que hace que sea mejor que me guste. Ya que se hace por lo menos disfrutar con ello. Me gustaría decir que soy de los que en la cocina tienen mucha imaginación y que les resulta fácil hacer cualquier cosa, pero no es cierto, soy rutinario y me cuesta hacer cosas nuevas o atrevidas. Supongo que por eso me gustan los programas de cocina, por poco que sean interesantes siempre acabas cogiendo alguna idea (que la ponga en practica ya es otra cosa).

Os suelto este rollo por que hoy vamos a hablar de Masterchef, el reality de cocina que desde hace unas semanas podemos ver en TVE. Lo cierto es que a mi me gusto desde el primer día, a pesar de las criticas de la gente y las audiencias discretas. Lo cierto es que las audiencias han ido mejorando semana a semana y mi interés en el programa también.



Cuando digo reality me refiero a “docu-reality”, nada que ver con Gran Hermano ni con galas en directo y tal, aquí todo es grabado y cada semana tenemos una entrega.

Los concursantes son de lo mas variado, de todas las edades y procedencia, lo que hace interesante ver el contraste de algunos con según que tipo de cocina, tanto moderna como clásica. Personalmente me gusta mucho Juan Manuel, el camarero de Almería, pero tengo que decir que no hay nadie en concreto que no me guste. Creo que a pesar de la competitividad (que si la hay) el programa destila buen rollo y sobretodo se deja ver muy bien y es muy entretenido, a lo que ayuda sin duda la ausencia de publicidad. Por cierto, no os acostumbréis por que creo que hay políticos interesados en volver a ponerla, no tardaran mucho.

Para controlar todo esto tenemos a un jurado de tres que para mi suponen la autentica revelación del programa y que han conseguido, sin pasarse pero siendo muy firmes cuando deben, ser bastante justos, pero también divertidos.

Samantha Vallejo-Nágera, Jordi Cruz y Pepe Rodríguez son en mi opinión un jurado perfecto para el programa. Es cierto que a Pepe le ha tocado mas el papel de malo, pero se lo reparten bien entre los tres.

Así que me alegro mucho que las audiencias sean buenas, como merece el programa, por que yo estoy disfrutando mucho viéndolo. Sin hacer comparaciones con otras versiones en otros países que no he visto, Masterchef me parece un buen reality, entretenido e interesante y sobretodo divertido.