viernes, 27 de septiembre de 2013

15 años y un dia

Empiezo a pensar que el problema debe ser mío. Y es que últimamente veo poco cine español, eso es verdad, e intento ir a lo seguro, a la gente que ya se que han hecho cosas bien, que sabes que puedes tener algún tipo de seguridad a la hora de ofrecerte cierta calidad. Pero es que hasta los que creía mas seguros me están fallando.



Gracia Querejeta ha dirigido grandes películas españolas, para mi tiene tres títulos imprescindibles y de necesaria visión para los amantes del cine dramático, Hector, Siete mesas de billar francés y sobretodo la excepcional Cuando vuelvas a mi lado. Todas ellas tienen muchas cosas en común además de la excelente dirección, buenos personajes, grandes interpretaciones y muy buenos guiones.


No es que 15 años y un día no tenga alguna de esas cosas, es que le faltan muchas, por eso digo que a lo mejor el problema es mío. Todo parece estar en su sitio, solo que a mi la película no me provoca lo que debería. Dejando a un lado a Maribel Verdu que es la única que destaca un poco, el resto de actores parecen estar contenidos todo el rato. Me pase toda la película esperando esa explosión dramática que me metiese del todo en la película, sin embargo no llega nunca y la película se pierde en ese tono gris y demasiado frio para que ni siquiera llegue a importarte mucho ninguno de los personajes.





Podría quejarme de que esta sea la película que hemos enviado para que la seleccionen para los Oscar pero en verdad me da igual, una vez mas los temas de las diferentes producciones no son de ningún interés para casi nadie y menos si no es español. Demasiado locales.


Lo curioso de mandar esta cinta preseleccionada a los premios de la Academia de Hollywood es que hemos dejado de exportar los tópicos como toreros, latin lovers, travestis, drogas y juergas para pasar a enviar una película sobre adolescentes maleducados. Es normal, al fin y al cabo es lo que mas tenemos.