miércoles, 29 de enero de 2014

The Blacklist


Cada temporada aparece una serie de la que oyes hablar poco, de la que no sabes nada y que al final casi se convierte en lo mas interesante de las novedades del año.
Es verdad que hay que dar cierto tiempo a las series para entusiasmarse o decepcionarse con ellas, al menos a mi me gusta dárselo, pero esta vez no he podido.

The Following por ejemplo es una de esas series que tiene un buen principio y un desarrollo muy flojo, coronado por un final de temporada de lo mas patético. Tendrá segunda temporada pero mucho tiene que cambiar para seguir adelante con ella.El ejemplo contrario es Person of Interest que tenia una excusa de inicio muy fantasiosa pero que ha desembocado en una de las tramas mas entretenidas e interesantes del actual panorama televisivo.



Todo esto viene a cuento de The Blacklist, sin duda y mas allá de que tenga mucho éxito o no, es una de las mejores series de esta temporada. Si, es otra serie de esas de rollo policíaco y conspiraciones pero esta muy bien hecha, y sobretodo como digo siempre es de lo mas entretenida.



Lo primero que sorprende es uno de los protagonistas principales, James Spader, sobretodo si uno se acuerda del tímido científico de Stargate (la película, no la horrible serie). Menudo cambio, en mi opinión para bien, además interpreta uno de esos misteriosos personajes que parecen tener todas las respuestas, pero que siempre tienen un gran dolor encima de ellos. Me encanta.

Su obsesión y su contrapunto, es la agente del FBI Elisabeth King con la cual se crea una relación muy “el silencio de los corderos”. También me gusta mucho.


Junto a ellos unos cuantos personajes de los mas interesantes envueltos en diferentes tramas y en distintas agencias del gobierno americano. Lo mejor es que todos los giros y tramas de la serie son muy buenos y sobretodo de lo mas creíble, tanto que deberán hacerlo muy bien para que esta sea una serie de largo recorrido. Algo que me encantaría por que se ha convertido en mi serie favorita de la temporada. De obligada visión.