sábado, 30 de julio de 2011

Dile a mama que me divierto


Varias cosas. Primero, hace poco escribía sobre No le digas a mama que trabajo en la tele, el programa de las sobremesas de Cuatrocinco (cada día mas Cinco). Y como he visto que es un tema que parece interesar creo que debería comentar algunas cosas mas por aquí, y no solo en los comentarios (por cierto, gracias a los que os molestáis en dejarlos, me encanta leerlos y contestar).




Después de ver el programa unas semanas no puedo mas que reafirmarme en lo dicho, el programa me gusta mucho.. No es que haya mejorado mucho o que hayan cambiado, y quizás eso es lo bueno. A lo mejor es que yo estoy loco o que me hacen gracia cosas que al resto del mundo no (soy ese que se ríe en el cine cuando nadie mas lo hace) pero yo me lo paso bien. A mi esta gente me transmiten buen rollo, y tengo la sensación de que ellos mismos se lo están pasando muy bien. También tengo la sensación de que les cuesta trabajo no pasarse a veces y creo que los guionistas deberían dejar de hacer equilibrios sobre la cuerda floja y poner toda la carne en el asador. No deberían preocuparse, lo peor que les podría pasar es que Vasile los despida por decir alguna verdad, cosa que me temo pasara igual en septiembre si las audiencias siguen así.


Vamos, que a mi No le digas a mama que trabajo en la tele me divierte y sin darme cuenta me acabo riendo mucho todos los días. Algo que no me pasaba con Flo y compañía, y mira que lo he visto mas de un día, pero no había manera nunca me he reído. En mi opinión era demasiado estupido. Que nadie se ofenda, reconozco que el equipo de Tonterias las justas ofreció algo al publico que era original, y nadie les había dado todavía, y en los tiempos de diversidad televisiva que estamos viviendo hay pocas cosas que uno pueda decir que realmente sobran, pero a mi no me hacían gracia. Lo que salga de esa Otra Movida que estrenaran en Neox el 8 de agosta ya es otra cosa, pero no espero nada realmente (que siempre es lo mejor).


Por cierto, las audiencias no son muy abundantes para Goyo y compañía, pero Cuatrocinco parece tener ganas de volver a cargarse sus tardes, y sin ayuda de la competencia. No solo se conforman con estrenar una tontería como Que quieres que te diga, sino que cambian Alla Tu de hora desplomando su audiencia. Espero que rectifiquen pronto, a menos que lo que realmente quieran es cargarse sus propios programas.



Lo segundo que quería decir, es sobre Antena 3 y su excesiva promoción de la serie Camelot que se estrena el próximo domingo. Camelot es una producción de la CBC canadiense y el canal Starz americano, que empezó muy bien tanto en su estreno americano como en Inglaterra. Pero debido a su alto coste y a que las audiencias no acompañaron a lo largo de la primera temporada se decidió no seguir adelante con ella. Hasta aquí todo normal, lo que pasa que al parecer, el final de la serie no es tal, sino que acaba con un continuara (cliffhanger que dicen los americanos). Eso hace que me pregunte si no habría sido mejor dedicar ese esfuerzo en promocionar otras series que acaban en sus canales de TDT y que realmente merecerían estar en mejores sitios.



Por desgracia eso de estrenar series que ya han sido canceladas a bombo y platillo como si fueran lo mejor ha sido habitual este verano, pero de eso ya hablaremos