domingo, 26 de febrero de 2012

La invencion de Hugo


No hay nada como ir a ver una película sin saber absolutamente nada de ella, con la posibilidad intacta de que te sorprenda o te horrorice. Me paso con La invención de Hugo, mas allá de saber que esta basada en un libro y ver un par de anuncios, mi desconocimiento de la historia que iba a presenciar era absoluto. Fui a verla en 3D, del que no soy muy fan, pero en todas partes parecían recomendar que debía verse así.



Hugo es la historia de un huérfano que vive en la estación de trenes de Montparnasse en París encargado de el funcionamiento de los relojes. Pero en verdad es mucho mas que eso. Hugo es una película de apariencia fantástica que habla de la cruda realidad pero sin pasar en ningún momento al sentimentalismo barato. Lo que cuenta es una de esas historias mas grandes que la vida misma, que usando unas excusas y personajes maravillosos acaba hablándote (sin que apenas te des cuenta) del sentido de la vida, de la importancia de encajar y de lo necesarios que son los sueños, crearlos y vivirlos.

Desde ese plano inicial de París uno se sumerge en el analógico y luminoso mundo de un simpático Hugo, que cae bien desde el primer momento. Esta es una de las pocas ocasiones que , sin llegar al nivel de Avatar, el 3D esta mas que justificado y bien aprovechado.


Esta es una película amable, cálida y con ritmo que no decae en ningún momento. Llena de imágenes sugerentes al servicio de una historia mas grande que casi todo.

Martin Scorsese ha rodado un homenaje fantástico y emocionante al mundo del cine, a sus comienzos y a las razones para formar parte de el. La película gustara a todo el mundo, es lo que se podría llamar una película familiar, pero de una profundidad y una belleza inusuales. Todo en la pantalla brilla para transmitirnos el mensaje que Scorsese quiere, desde la persistencia de Hugo, pasando por el ansia de aventuras y conocimientos del personaje de Chloe Moretz hasta llegar a la tristeza de un magnifico George Melies interpretado por el gran Ben Kingsley.

La invención de Hugo es una obra maestra, termino que se utiliza demasiado en estos tiempos, pero que en este caso es absolutamente cierto. Esta declaración de amor de Martin Scorsese al cine es una de las propuestas mas estimulantes, emotivas y bellas que se pueden ver en estos momentos. Motivos mas que suficientes para arrasar en los premios Oscar, que este año nos han ofrecido una muy buena cosecha.