miércoles, 22 de febrero de 2012

Goya 2012

Ya hemos tenido tiempo de pasar la resaca de los premios Goya, que se entregaron el domingo pasado, con buena audiencia y numerosas críticas como siempre.Voy a ir en plan rápido a lo de la gala porque ese no seria el tema principal ni importante cuando uno se pone a hablar de cine español.

La gala estuvo presentada con mucha clase y profesionalidad por Eva Hache, que fue divertida, pero solo lo justo, ya que algunos de los chistes eran inexplicablemente antiguos. Y los que no lo eran (los mas ácidos que me gustaron a mi) parecían no hacer mucha gracia a un patio de butacas que parecía una reunión de maniquíes. Incluso los que colaboraron, con honrosas excepciones, parecían no ponerle muchas ganas. A pesar de esto, y de las tres horas de duración, la gala fue entretenida por que la entrega de premios fue lo bastante fluida como para no aburrir (para lo que son este tipo de eventos).

De los premiados nada que objetar, todos muy bien y todos en su sitio. Personalmente me gusta mas La piel que habito, pero tengo que reconocer que No habrá paz para los malvados es mejor película, y mucho mas interesante para el gran publico.

Todo muy bien, excepto por una cosa. En medio de todo ese entretenimiento dominical apareció el presidente de la academia de cine y su discurso, tan cargado de hipocresía y mentiras que tuvo que hacerse acompañar de dos vicepresidentas para aguantar mejor. Pero ni por esas. El discurso de Enrique González Macho desprendía nervios e inseguridad, como si de verdad fuera consciente de la cantidad de sandeces que estaba diciendo.



“Todos somos internautas…” es una frase que yo también he utilizado para defender mis argumentos, pero dicha por según quien pone los pelos de punta. No es posible que estén tan ciegos ni que crean que somos tan estúpidos. Cualquiera que en estos tiempos diga que Internet no es ni una alternativa ni un complemento para el negocio del cine es que vive completamente de espaldas al mundo y a los tiempos que corren.

Quizás deberíamos cuestionar muchas cosas cuando empresas como Netflix dan marcha atrás a sus intenciones de entrar en el mercado español, a quien le interesa que este tipo de cosas no funcionen y quien saldría mas perjudicado de que algún nuevo modelo de negocio empezase a funcionar.

Si nada cambia todo sigue igual, y me refiero a que se puede seguir abusando del ciudadano en general y del consumidor de cine en particular como se viene haciendo hasta ahora. Si uno mira la cantidad de películas subvencionadas (y por cuanto) y la cantidad de películas que finalmente se estrenan y se pueden ir a ver la sensación que le queda es de absoluta estupidez. ¿Cómo puede ser que se estén quejando continuamente de la situación del cine español?, ¿Cómo es posible que haya películas que se estrenen lo justo para poder cobrar la subvención y no sea un hecho conocido por todo el mundo?. Esto debería ser algo que se gritase a los cuatro vientos y aun no alcanzo a entender por que no es así. No es que sea un rumor, o una leyenda urbana, son cosas que se saben y que en algunos casos se han denunciado públicamente y que claman al cielo. No me invento nada, podéis ver el ejemplo de Tinieblas González, que a pesar de su nombre parece tener bastante razón en lo que dice (ya se que el vídeo dura mucho, pero merece la pena verlo). Pocas veces se han explicado las cosas con tanta claridad.



Pero volviendo al tema de Internet, es mentira que no pueda ser una alternativa ni un negocio, el problema es que quieren seguir ganando como hasta ahora y prefieren obligarnos a pagar a todos por su modelo obsoleto de negocio en lugar de aceptar el cambio y los beneficios que podría generar ese nuevo modelo.

¿Quién no esta deseando un Spotify de cine y series?. Yo estoy ansioso por que esa alternativa exista, por un servicio que me ofrezca películas y series con calidad y a un precio razonable. Y con razonable me refiero a una tarifa plana que merezca la pena, no a cobrarme los estrenos aparte, ni a un catalogo que haría llorar hasta a los adictos a los telefilmes de sobremesa. Ninguna de las ofertas actuales (creedme que las he mirado bien) satisface mis expectativas en lo mas mínimo.


A lo mejor es que los derechos de autor en nuestro país son mucho mayores que en el resto de países, o que llamar delincuentes a la mayoría de internautas sale mejor que ponerse a currar. Quizás quejarse es la manera que tiene el mundo del cine español de darnos pena y que todo siga igual.
Yo no se exactamente cual será el papel de Internet en el futuro del cine, lo que si se que ignorarnos y seguir tratándonos como delincuentes, incluso legislando para ponernos las cosas mas difíciles, no es una opción. Simplemente esa opción no existe. La expresión esta muy gastada pero no por eso es menos cierta, no se pueden poner puertas al campo.

Yo era un espectador habitual de cine español, me encanta ir al cine, nada sustituye a una sala de cine, pero todo tiene un limite.